Capacidad de calmarse a uno mismo/a

Creo que es fundamental aprender a calmarnos a nosotros mismos cuando sufrimos contratiempos, disgustos y demás emociones dolorosas.

Muchas personas no tienen esta capacidad y esperan que sean los demás los que les calmen, la pareja por ejemplo. Esto es un error porque te haces una persona dependiente y puede ser una carga para tu pareja al tener que calmarte siempre.

Para calmarnos a nosotros mismos es necesario hacer consciente lo que sentimos en el momento, sin evitarlo, observándolo sin juzgarnos y sin juzgar nada. Asi aprenderemos a tomar distancia, a desidentificarnos de la emoción y ver la mejor manera de actuar. Este parar para observar sin juzgar, nos ayuda a percibir con mayor claridad  y a no ser reactivos. 

Hay veces que las personas que estan a nuestro lado si son compasivas nos pueden ayudar con cariño a calmarnos y eso está muy bien.  Podemos ser nosotros también, los que ayudemos a calmar a alguien en un momento dado. Eso es ser compasivo hacia los demás. Pero no podemos depender de que siempre sean los demás los que nos calmen.

Además de desarrollar la compasión con los demás tenemos que aprender a ser compasivos con nosotros mismos y para eso necesitamos cultivar la capacidad de calmarnos a nosotros mismos.  Esta capacidad nos va a permitir retornar al equilibrio cuando lo perdemos.

María Isabel Fernández

Psicóloga Oviedo y Online especialista en Mindfulness y Desarrollo Personal